Información

La Universidad Complutense de Madrid (UCM)es una institución con una amplia trayectoria y un alto reconocimiento social que aspira a situarse entre las primeras universidades de Europa y a consolidarse como centro de referencia en Latinoamérica. La UCM ha contribuido a la sociedad con siete premios Nobel y veinte premios príncipe de Asturias y forma a mas de 80.000 estudiantes al año. Estos datos nos convierten en la mayor universidad de habla hispana.

La Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid es la segunda biblioteca en cuanto a volumen de libros anteriores al siglo XIX, después de la Biblioteca Nacional. La colección bibliográfica está compuesta de unos 3.000 manuscritos, 742 incunables, y un volumen de impresos de los siglos XVI a XVIII que se aproxima a los 100.000. Posee también una pequeña colección de grabados sueltos y libros de estampas. 

El origen de la Universidad Complutense de Madrid

La Universidad Complutense tiene su verdadero origen en el 20 de mayo de 1293, fecha en que el Rey Sancho IV de Castilla crea el Estudio de Escuelas Generales de Alcalá, que daría lugar dos siglos después a la Universidad Complutense de Cisneros. 

Francisco Jiménez de Cisneros, cardenal-arzobispo de Toledo, regente de Castilla, antiguo alumno del Estudio General, estableció a partir de éste la Complutensis Universitas (Universidad Complutense o Cisneriana) mediante bula pontificia, concedida por el papa Alejandro VII, el 13 de abril de 1499. Cisneros dotó a la nueva universidad con un vasto patrimonio de propiedades rústicas y urbanas, con el fin sostener su actividad.

El edificio principal de la Universidad Cisneriana fue el Colegio Mayor de San Ildefonso. En enero de 1510 Cisneros promulgó las Constituciones del Colegio Mayor San Ildefonso, normativa reguladora de todos los asuntos de la comunidad universitaria, donde se especificaban los derechos y deberes de sus miembros.

En el curso 1509–1510 estaban en funcionamiento cinco facultades: Artes y Filosofía, Teología, Derecho Canónico, Letras y Medicina. Cisneros concibió la universidad bajo el pensamiento renacentista, influido por los ideales del Humanismo frente a la vieja concepción de las universidades de origen medieval. Una misión importante de la Universidad Complutense se centraba en la formación de letrados  al servicio de las estructuras de la monarquía hispana, precisos para formar individuos capaces de dirigir su, cada vez más complejo, entramado administrativo.

El prestigio de sus estudios, así como de sus maestros, la convirtió en el modelo sobre el que se constituyeron las nuevas universidades de la América hispana. Su época de esplendor se mantiene desde el siglo XVII, cuando fue el principal foco del pensamiento humanista de la monarquía hispana.

Esta decadencia trató de ser superada, sin éxito, por las reformas de la Ilustración. La enseñanza superior, hasta bien entrado el siglo XVIII, se basó en la exposición y disputas al estilo escolástico. Para salir de esa situación insostenible se planteó en 1770, durante el reinado de Carlos III, la reforma de los planes de estudios, que encontró una fuerte resistencia por parte de las universidadades. Durante la Ilustración, de acuerdo con el carácter centralizador defendido por la monarquía borbónica, se establecieron en Madrid nuevos centros donde la investigación y la docencia especializada empezaban a compartir espacio; es el caso del Gabinete de Historia Natural (1771), del Real Jardín Botánico (1755) y del Real Observatorio de Madrid (1790).

El estallido de la Revolución francesa (1789), la posterior inestabilidad política y social, que culminó con la Guerra de la Independencia y el periodo absolutista, determinaron la extinción de las ideas reformistas ilustradas.

Personalidades de la UCM

A lo largo de su historia la Universidad Complutense de Madrid ha estado acompañada de multitud de personalidades. Unos impartieron su magisterio en sus aulas, otros estudiaron en ellas, pero todos destacaron en sus correspondientes actividades, ya fueran de creación, políticas o científicas. 

En el curso 1509-1510 ya funcionaban cinco Facultades: Artes y Filosofía, Teología, Derecho Canónico, Letras y Medicina.

En 1836, bajo el reinado de Isabel II, la Universidad fue trasladada a Madrid, donde toma el nombre de Universidad Central y se emplaza en la calle San Bernardo.

Posteriormente, en 1927, se planificó la construcción de un área universitaria en la zona de Moncloa, en terrenos cedidos por el Rey Don Alfonso XIII para tal fin. Durante esta etapa se constituyó en núcleo de la denominada Edad de Plata de la cultura española. En sus aulas impartieron magisterio, entre otros, José Ortega y Gasset, Manuel García Morente, Luis Jiménez de Asúa, Santiago Ramón y Cajal y Blas Cabrera.

La Guerra Civil convirtió a la Ciudad Universitaria en frente de batalla, causando la destrucción de edificios de facultades e institutos ubicados en su recinto, así como la pérdida de parte de su rico patrimonio científico, artístico y bibliográfico. Se perdió con ello una buena parte del prestigioso profesorado que hasta entonces había ejercido la docencia en la Universidad Complutense.

En 1970 el Gobierno acomete planes de reforma de la Enseñanza Superior, y la Universidad Central pasa a denominarse Complutense, recuperando la denominación de su lugar de origen. Es por entonces cuando se crea el campus de Somosaguas para albergar el grueso de las facultades de Ciencias Sociales con el fin de descongestionar el Campus de Moncloa.

Oferta de treinamento

Utilizamos cookies para melhorar nossos serviços.
Se continuar navegando, aceita o seu uso.
Ver mais  |